Alimentación Consciente: abandona el piloto automático

Alimentación Consciente: Abandona el piloto automático

Por Michelle May, M.D.

¿Alguna vez has terminado una chocolatina y deseado que quedara un bocado más?¿Te sorprendes cuando tu mano alcanza el fondo del cubo de palomitas en el cine? ¿Alguna vez sientes que vas a explotar y te sientes fatal al terminar de comer?
Esos son síntomas de un modo de comer inconsciente.Comiendo inconscientemente
Mucha gente come mientras ve la T.V., conduce, trabaja, (incluso mientras habla por teléfono). Y mucha gente come demasiado deprisa, demasiado ocupados en llenar la próxima cucharada para dares cuenta del bocado que tienen en la boca. En realidad, tu cerebro solamente se puede centrar en una cosa de cada vez, así que te pierdes las sutiles señales que te van indicando que estás lleno, y no paras hasta que te sientes incómodo o se termina la comida. Y lo que es más importante, no disfrutas realmente la comida, así que tienes que comer más para sentirte satisfecho.

Comiendo conscientemente
Comer es una forma natural, sana y placentera de satisfacer el hambre. Elegir comer “conscientemente” o, en otras palabras, prestarle a la comida y el comer toda tu atención, te permitirá un disfrute y satisfacción óptimos sin comer en exceso.
Comer conscientemente hace posible percibir la sutil diferencia entre estar satisfecho y estar lleno. También te permite sentirte más satisfecho con cantidades menores de comida. Aprender a saborear tu comida simplemente hace más satisfactorio el acto de comer.

Practica las siguientes estrategias que te permitirán identificar las señales de tu cuerpo y disfrutar realmente de la comida.

Empieza por reconocer si tienes hambre antes de empezar a comer. Si no tienes hambre, no estarás tan interesado y te resultará más difícil mantener el foco. Además, si el ansia no proviene del hambre, comer nunca la satisfará.
No esperes hasta estar famélico. Una de las claves de la alimentación consciente es mantener tu cuerpo suficientemente alimentado para evitar estar excesivamente hambriento, lo que aumenta tus posibilidades de caer en la alimentación inconsciente.

A continuación, decide cómo quieres estar de lleno cuando termines de comer. Cuando comes con la intención de sentirte mejor cuando termines de comer, tienes menos posibilidades de seguir comiendo hasta que se acabe la comida.
Elige alimentos que satisfagan tanto tu cuerpo como tu mente. Nuestra Sociedad está tan obsesionada con comer bien que en ocasiones comemos cosas que ni siquiera nos gustan. Disfrutar de la comida sin sentirnos culpables contribuye a esa satisfacción.

Prepara la mesa de forma agradable. Crear un ambiente agradable aumenta el disfrute del acto de comer y tu nivel de satisfacción. Además, te lo mereces.

Poner la mesa de forma agradable

Come sin distracciones. Si comes mientras estás distraído con la televisión, conduciendo o hablando por teléfono, no puedes prestar atención plena ni a la comida ni a tus señales corporales. En consecuencia, puedes sentirte lleno pero insatisfecho.

Come sentado. Elige una o dos zonas de tu casa o el trabajo donde comer. Evita comer de pie en la cocina, mientras rebuscas en el interior de la nevera o sentado en la cama.
Toma varias respiraciones conscientes y céntrate antes de empezar a comer. Esto te ayudará a desacelerarte y a prestar plena atención a la comida.

Muestra gratitud. Aprecia la ocasión, la compañía o simplemente el hecho de que tienes comida y te estás dando la oportunidad de sentarte y disfrutarla.

Aprecia el aroma y el aspecto de tu comida. Fíjate en los colores, texturas y olores de la comida.
Decide qué comida te resulta más apetecible y empieza comiendo ésa. Si dejas la mejor para el final, puedes querer seguir comiendo a pesar de estar lleno.Disfruta del aroma y sabor de tu comida

Disfruta del sabor y los aromas mientras comes. Deja el tenedor en el plato entre bocados y se consciente de todas las diferentes sensaciones que estás experimentando.

Si no disfrutas lo que has elegido, elige algo diferente. Comer algo que no te gusta te dejará insatisfecho.

Haz una pausa hacia la mitad de la comida. Haz un chequeo corporal y calcula cuanta más comida necesitarás para sentirte confortablemente saciado.

Aparta tu plato o levántate de la mesa tan pronto como te sientas satisfecho. El deseo de seguir comiendo pasará pronto. Recuerda que puedes comer de Nuevo cuando tengas hambre.

Date cuenta de cómo te sientes tras terminar. Si comiste demasiado, no te castigues. En lugar de eso, date cuenta de la incomodidad física y/o emocional que a menudo acompaña el estar demasiado lleno y crea un plan para reducir las posibilidades de que esto vuelva a ocurrir la próxima vez que comas.

Una vez que hayas experimentado el placer de comer conscientemente, quizá te sientas inspirado para llevar la atención plena a otras áreas de tu vida.¡ Vivir el momento presente aumentará tu disfrute y eficacia en todo lo que hagas!vida consciente

Michelle May, M.D. is es la autora del premiado libro Eat What You Love, Love What You Eat: How to Break Your Eat-Repent-Repeat Cycle. Descárgate el primer capítulo (en Inglés): http://amihungry.com/chapter1.